Novedades

Las dos caras del Míster: Huracán

Vélez empató como visitante ante Huracán y en Pasión Fortinera analizamos el partido de Gabriel Heinze.

A favor

* Buscó siempre el partido, incluso cuando Huracán era más en el primer tiempo, y supo golpearlo en el momento indicado. Heinze fue versátil en el esquema, cubriendo el fondo con 3, 4 o 5 jugadores dependiendo del momento de transición, dándole libertad y protagonismo a los volantes externos y a los laterales, especialmente a Cufré. Supo cubrir la ausencia de Giménez con Nico Dominguez y con Galdames en su lugar en el mediocampo. Vélez demuestra fecha a fecha su identidad y el compromiso con la idea: el que entra sabe dónde y cómo empujar a La Gringoneta.

* A tono con el punto anterior, una vez más es remarcable tanto el desempeño individual de Cufré como la apuesta del Míster de recuperarlo y volverlo una pieza esencial en su idea. Ambos se devuelven el voto de confianza para tranquilidad de todo Vélez. Cuando el domingo pasado ante River su labor se vio desnaturalizada por el esquema, El Fortín lo sintió. Ayer cumplió tanto marcando el lateral izquierdo como conectándose con el Mono Vargas en el ataque. El gol es tal vez el mejor ejemplo de ello y del valor de la vocación ofensiva que cobra en este equipo.

* Heinze continúa nutriendo al plantel principal con jóvenes valores de las divisiones inferiores. Esta vez fue Alejo Montero quien hizo su debut en Primera y se suma a sus 6 compañeros que ya lo han hecho en la era Heinze. A sabida cuenta de que el entrenador “no se casa con nadie”, la consideración de juveniles habla tanto de sus rendimientos individuales a la altura del primer equipo como del trabajo hecho de manera integral en toda la estructura de fútbol amateur y formativo.

En contra

* Heinze deberá trabajar más en la “picardía” de los jugadores como elemento propio del juego. “El fútbol es tiempo, espacio y engaño” definió Menotti hace ya varios años. Vélez, en colaboración con los malos arbitrajes, parece caer con frecuencia en los engaños rivales y no generar propios. Al penal-expulsión-gol de Gastón Giménez ante River se le suma el penal-gol de De la Fuente de anoche. A lo largo del torneo viene dando la sensación que los rivales poco pueden hacer ante el dominio físico y táctico de El Fortín, pero le suelen ganar con facilidad el duelo de vivezas.

* Cuenta pendiente desde hace mucho tiempo: la pelota parada. El equipo de Heinze, de abrumadoras estadísticas, parece hacer agua en los córners y tiros libres a favor. Y el punto resulta aún más llamativo teniendo jugadores de excelente pie para la ejecución y altos y buenos cabeceadores para la definición.

* Será por eso que Heinze triunfó en los grandes clubes del mundo y yo lo veo desde un sillón, pero parece todavía apresurado el ingreso de Leandro Fernández al primer equipo dada su falta de ritmo y fútbol. Lo dijo el propio entrenador cuando llegó el ex Independiente, quedó en evidencia en los minutos ante River y ayer pareció no ser la excepción. El Gringo aún no encuentra un faro de gol por el callejón central del ataque. Termina poniendo a todos y no pone a ninguno cuando hoy Vélez precisa más que nunca de un referente de área y de gol.

FIRMA curu

Emiliano Curuchaga @Emi_Curu