Novedades

Las dos caras del Míster: Atlético Tucumán

A FAVOR

  • Vélez retomó la senda del triunfo y volvió a sintonizar la frecuencia copera tras un gran primer tiempo en donde se destacó la simpleza al jugar. El Vélez de Heinze se adueñó del mediocampo a través de la marca de Nico Domínguez, la salida rápida con el Mono Vargas y la explosión imprevisible de Almada para anular los circuitos de juego del siempre complicado Ruso Zielinski.
    Cuando no se complica ni se enrieda consigo mismo, el equipo del Míster logra profundidad, velocidad y peligro como pocos equipos de la Superliga.
  • La vuelta de Bouzat al equipo tras el descanso ante AAAJ marcó la pauta de su importancia en la polifuncionalidad. Velocidad, presión, desborde y un gol tan esperado como merecido. Acierto de Heinze volver a ponerlo entre los 11 titulares para, junto a Almada, sobrar con el velocímetro al esquema aguerrido pero lento del Decano.
  • Cambios ganadores para aguantar el partido y salir de contra para liquidarlo. Heinze modificó el esquema de marca y posesión en defensa y ataque con el ingreso de Laso por Thiago y puso a los protagonistas del segundo gol para mantener la dinámica de ataque: Salinas y Galdames.

EN CONTRA

  • Vélez baja la intensidad de manera abrupta el los segundos tiempos y le da mucho margen de recuperación al rival. Si bien Atlético no pudo capitalizarlo, dominó gran parte del complemento y arrinconó a El Fortín contra el arco de un muy seguro Lucas Hoyos. El Vélez del Míster terminó marcando en línea con 5 hombres y casi a la altura del punto penal.
  • Más que un punto en contra es uno a tener en consideración: Heinze deberá poner al máximo su expertise y docencia para saber llevar a jugadores juveniles ante la adversidad. Una vez más se observaron momentos de fastidio y de desmagnetización de la brújula de algunos players, no producto de su falta de talento sino de experiencia. Es preciso saber llevarlos, entrenarlos para mantener la calma y no caer en la desesperación ante el error. Vélez tiene diamantes que aún hay que terminar de pulir, con paciencia y precisión, para poder darles su máximo valor.

Emiliano Curuchaga
@Emi_Curu