Novedades

Las dos caras del Míster: Argentinos

Es realmente difícil encontrar virtudes tácticas en la última semana del Vélez del Míster. Más si analizamos un deporte en donde, al final de cuentas y sin importar lo que hagas, gana el que más goles convierte. Habiendo hecho eso: un gol de pelota parada ante Tigre, sequía ante Real Pilar y anoche ante AAAJ. A la falta de gol natural que arrastra el equipo desde principios del Campeonato se le suma esta anemia que llama la atención y preocupa. Heinze cambió el 11 inicial y puso a Almada en lugar de Bouzat, entendiendo que el partido -ante un rival que conoce- requería más explosión que velocidad.

El primer tiempo presumió de ser un duelo táctico, casi una partida de ajedrez entre Heinze y Dabove, con 11 jugadores x lado en lugar de 16 fichas. Pero, una vez más, Vélez pareciera haberse conformado con cantar «jaque» más que con gritar «mate» y el partido terminó en tablas.
El Vélez de Heinze tiene posesión, toque, lateraliza y presiona. Pero, y tal como dijimos en el primer párrafo, si eso no facilita ni multiplica las chances de convertir, lamentablemente cae en saco roto.

El técnico se mantiene firme y convencido en todas sus decisiones, incluso en la de no mover el banco de suplentes más que por razones de fuerza mayor como lo fue el accidente de Robertone. Lamentablemente, si esa convicción no viene acompañada por resultados positivos, puede leerse como necedad.

El Vélez de hace unas fechas atrás parecía que necesitaba de apenas unas vueltas de tuerca para consolidarse pero pareciera que en estos 7 días giramos la llave hacia el otro lado. El Fortín debe ajustar al máximo sus aspectos técnico-tácticos, físico y actitudinal para encarar estos últimos 3 partidos del campeonato de la mejor manera, alcanzar el objetivo de volver a ingresar a una copa internacional y actuar con inteligencia en el próximo mercado de pases para incorporar las piezas que anoche, y como hace 7 días, parecieran hacer falta.

FIRMA curu

Emiliano Curuchaga @Emi_Curu