Novedades

Golpe de KO

No puedo asegurar qué siente el cuerpo humano cuando recibe un baldazo de agua congelada en el momento más tranquilo de tu viernes, pero sí puedo confirmar que es similar a lo que sintió el hincha de Vélez al escuchar la decisión de Heinze.


En este mismo momento y mientras afino lo que quería transmitir, tengo en la televisión del fondo un canal de noticias que lo vuelve a pasar, a recordar. Las palabras del Gringo se llevaron todas las luces de las cámaras en un fin de semana con definiciones importantes en la Superliga. Otra vez en boca de todos, quizá la última.

Habiendo superado los dos años al frente del plantel profesional, Heinze dirigió 70 encuentros (el 71 será el último) y lo encontró victorioso en 30 ocasiones. Empató 22 y cayó en 18 oportunidades. Pero esos son datos, simples. No tiene mucho sentido si no lo sostengo con algo más concreto.

Este hombre le devolvió a Vélez una identidad de juego que, guste o no, se replicó en la mayoría de los partidos. Trabajo, dedicación, compromiso y esa locura para vivir cada duelo como si fuese el último de su vida, lo transforman en un personaje especial. El hincha, en general, no optó por la corriente del medio. Heinze fue amado y fue odiado, incluso en el mismo partido.

Hace unas semanas justamente me estaba preguntando qué iba a ser de la vida de Vélez el día que Heinze no esté. Claro, hay que buscar un nuevo entrenador y seguir. Por supuesto, ningún nombre está por encima de la Institución. Pero no me refería puntualmente a eso. Cuando un grupo de jugadores se arraiga tanto a la idea de su DT, la posterior preparación de ese equipo sin su líder sin dudas que va a ser cuesta arriba.

La identidad, la competencia en el plano internacional, el (muy) buen fútbol, el valor del plantel. Gabriel Heinze elevó la vara de Vélez a un lugar impensado hace solamente dos años.

No se puede dejar pasar este momento sin reafirmar lo que estuvo bien hecho, porque esa es el secreto del crecimiento. Somos mejores cuando reconocemos lo malo, y reafirmamos lo bueno. Ahora vendrán tiempos de explicaciones y de decisiones más que delicadas para afirmar el buen camino que se transitaba. Con errores y aciertos, pero positivo al fin.

Todavía me queda esa espina de hacer algo por cambiar esa manía (casi enfermiza) que tenemos los argentinos fanáticos de este deporte a la hora de hablar de resultados, y no poder contemplarlo sin una medallita que diga “campeón”, como si fuera algo tan sencillo y abrupto.

No puedo vaticinar cómo va a seguir todo esto, pero mi único deseo es que el próximo técnico de Vélez defienda los colores de la Institución como lo hizo Gabriel Heinze.

Martín Benazzi @Benazzi27

2 Responses

  1. AAZ

    MUY BUENA NOTA. REFLEJA TODA LA ANGUSTIA QUE HOY TENEMOS LOS HINCHAS DE VELEZ. ANGUSTIA Y DESAZON. ANGUSTIA E INCREDULIDAD. HEINZE SE HABIA APODERADO DE NUESTROS CORAZONES, NO PORQUE NO LO HAYAMOS CRITICADO, SINO PORQUE COMO DECIS VOS, TOMO A VELEZ COMO UNA BANDERA Y LA DEFENDIO CON LA PASION Y ENTREGA QUE NO LE VI A NINGUN DT. INCLUIDOS BIANCHI Y BIELSA. HEINZE ES UNA PERSONA ESPECIAL, NO ADMITE INDIFERENTES, SE LO AMA O SE LO ODIA. YO ELEGI AMARLO PORQUE VER A VELEZ, AUN CUANDO LA SUERTE NOS ERA ESQUIVA NOS HACIA SENTIR ORGULLOSOS DE SER HINCHAS DE ESTA CAMISETA. Y ESE ORGULLO TENIA UN NOMBRE: GABRIEL IVAN HEINZE. LO VAMOS A EXTRAÑAR MUCHO. VAMOS A EXTRAÑAR A ESE CONTORSIONISTA DETRAS DE LA LINEA DE CAL SUFRIENDO Y GOZANDO COMO SI FUERA EL ULTIMO PARTIDO DE SU VIDA. ADIOS GRINGO. CUANDO SALISTE CAMPEON CON ARG. JRS. UN HINCHA TE PIDIO QUE TE CASES CON EL. NO VOY A LLEGAR A TANTO, PERO TE PIDO QUE LLEVES EL CARIÑO DE LA GENTE DE VELEZ ADONDE TE LLEVE EL DESTINO.

Leave a Reply