Novedades

Desde el Banco: Boca Juniors

Y ganó la lógica nomás. Sin excusas, sin pretextos, sin ningún espacio para que se haga presente la dinámica de lo impensado: ganó el puntero, el que mejor juega y el que mejor hizo las cosas en la noche lluviosa de ayer.

¿Quiere que le admita algo amig@ lector? Estoy un poco cansado y falto de recursos para pensar qué contarle cada fecha cuando nada puede explicar ni sacarle el mal sabor de boca que deja este Vélez, con lo cual le pido que por esta vez me acompañe en esta catarsis. El análisis táctico no varía en nada de la columna de la fecha pasada con Independiente, ni de la anterior con Huracán y creo que con ninguna que busque de hace dos años hasta acá. Mismos once, mismo esquema, mismo juego horrible desde lo técnico individual y desde lo estratégico colectivo, mismas falencias y errores. ¿Quiere amargarse recordando que Cubero habilita dos veces en el primer gol a la triangulación xeneixe mientras Caire le tomaba la patente a Benedetto, o que en el segundo Peruzzi le come la espalda con tenedor y cuchillo mientras el Tano Nasuti le erra al cabezazo por varios centímetros? ¿Quiere que le suba el jugo gástrico recordando que Canteros por lo único que fue noticia en todo el año fue por estar involucrado en una pelea en un boliche un jueves a las 4AM y ayer por estar a 10 cm de retirar a Insaurralde en ambulancia en un gesto de falta de profesionalismo atroz? ¿Vale la pena destacar que una vez más Assmann es partícipe necesario de los goles rivales como en los últimos tres partidos? ¿O que ninguno sabe qué demonios hacer con la pelota en el pie? Yo, honestamente, no. Y en un fútbol de frases hechas, de declaraciones de cassette, me animo a dejarle a los players y al entrenador la cita atribuida a Albert Einstein: “no esperes resultados diferentes si siempre haces lo mismo”.

Evidentemente los puntitos arañados al Globo y al Rojo, que en teoría venían con un valor agregado en confianza, no sirvieron para nada. Porque nada parece motivar a estos muchachos: ni el momento, ni la historia, ni la gente que recorre cientos de kilómetros para acompañarlos como equipo, ni los ídolos. Ni siquiera la posibilidad de seguir viviendo del fútbol, porque a este paso y en este nivel llámese dichosos aquel que termine jugando en un intercountry por los viáticos.

Por suerte y por obligación la visita a Olimpo del próximo sábado requerirá que se reemplacen las piezas de un mediocampo y de una defensa que fallan en la marca y en el juego. Será la oportunidad de dejar de hacer siempre lo mismo, de darles minutos de protagonismo a jóvenes como Nico Dominguez, Santi Cáseres o Gianluca Mancuso, así como también reafirmar las condiciones (o su falta de) a Grillo, Amor o Giannetti en reemplazo de FC5.

Será también la chance para Omar de Felippe, hijo adoptivo de Bahía Blanca, de poner manos a la obra y que las frases post partido de confianza, solidez, mejora y autocrítica no sólo sean por obligación sino también por convicción. Que un jugador que no dura 45 minutos en cancha, que lleva vestidas casi una docena de camisetas en 8 años y que en 14 partidos bajo su mando tiró un solo centro al área debería ser reemplazado por otro que, cuanto menos, te saque la duda de si está para jugar o no. Y eso por citar un solo ejemplo de jugadores impresentables sobre quienes debe darse cuenta que las capacidades y oportunidades están agotadas.

Es también el momento de permitir que un goleador como Romero cuente con más minutos en cancha, incluso jugando de “falso 9” detrás de Pavone como lo supo hacer en la etapa de Bassedas para potenciarse y abastecerse mutuamente así como también para adelantarse en el terreno y mostrar un poco más de peso y hambre ofensivo. Es momento de darse cuenta de que Vélez necesita ritmo, movimiento, ganas y hambre, factores que sin duda no se vieron en las últimas formaciones iniciales pese a la insistencia y fe de Don Omar. Es tiempo de que suene más que nunca en sus cabezas “¡movete Vélez movete!”

Se acabaron las excusas y por sobre todas las cosas se terminó con el cuco de las “5 primeras fechas”. Quedan 11 partidos, 4 de ellos contra rivales directos por la permanencia y otros tantos contra equipos a los que se les debe ganar como sea: con fútbol, por historia, por camiseta, por apoyo de la hinchada o por cualquiera de los aspectos ajenos al juego que usted prefiera.

Y porque esos factores no son determinantes pero si influyentes le voy a pedir un favor amig@ lector: nos quedan 6 partidos de locales y los últimos 3 son contra Quilmes, Sarmiento y Temperley. Le pido que vaya a cada uno de esos encuentros con las mismas ganas de abandonar la cena dominguera y de empaparse como ayer. Que le haga sentir a toda esta gente de paso (jugadores, cuerpos técnicos y en muchos casos dirigentes) que mientras estén en Vélez, esa va a ser su casa. Pero que los verdaderos hinchas somos nosotros, los que sufrimos con cada derrota, los que viajamos para estar ahí, los que postergamos todo, para los que no existe cifra en un contrato capaz de hacernos cambiar de camiseta. Porque no me gusta nada decorarle el salón a Boca para que venga a hacer la fiesta: Vélez tiene que reventar de gente todas las fechas. Porque así como le pedimos a De Felippe que sea coherente entre el decir y el hacer, nuestro “te sigo en las buenas, también en las malas” debe estar más vigente que nunca. Porque debemos ser coherentes e inteligentes como le pedimos que lo sea CD y en lugar de cantar que La Boca está de luto cuando en realidad está en su mejor momento debemos pedir “más huevos”. Ni que decir respecto de los vivos que piensan que la nacionalidad es un insulto cuando estamos pidiendo a gritos erigir la estatua de José Luis Chilavert.

Porque no nos debe “importar una mierda si perdes o si ganas”: nos debe importar muchísimo. Porque si no nos importa una mierda a nosotros, que dejamos siempre todo y desinteresadamente por Vélez, ¿qué mierda les puede llegar a importar a los que lo hacen por un contrato a tiempo determinado?

curuchaga

Emiliano Curuchaga @Emi_Curu

Seguinos en nuestras redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram

Auspician:

TOTÓN SERVICIOS

NAMIDA SUSHI

WALTER CONSTRUCCIONES

TU VIEJA IMPRO 

GRANJA LOS HERMANOS (SEGUROLA 288 – 1536167495)